¿Qué es el Virus Chikungunya?

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos. Se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de Tanzania en 1952. Se trata de un virus ARN del género alfavirus, familia Togaviridae. “Chikungunya” es una voz del idioma Kimakonde que significa “doblarse”, en alusión al aspecto encorvado de los pacientes debido a los dolores articulares.

El virus chikungunya  es transmitido por el mosquito Aedes aegypti o el albopictus, causa síntomas similares al dengue y afecta, además, las articulaciones, lo que puede causar artritis crónica a los pacientes durante meses.

Signos y síntomas

Los síntomas de esta patología aparecen generalmente después de un período de incubación de tres a siete días, con un rango de uno a doce días, con fiebre, dolor fuerte en las articulaciones, dolor de cabeza y erupciones cutáneas, que se pueden agravar con otros síntomas posibles como vómito y diarrea, si no se acude a tiempo a las instalaciones de salud.

Tratamiento

El tratamiento para las personas que presentan esta sintomatología es de reposo absoluto, beber abundante agua y, para el alivio de la fiebre, tomar acetaminofén o paracetamol por recomendación médica y no automedicarse.

Todas las personas pueden resultar afectadas por la enfermedad y, a diferencia del dengue, el virus chikungunya se puede presentar de forma aguda, subaguda y crónica, con secuelas que pueden permanecer por varios meses en algunos casos.

A continuación te citamos algunos datos de la OMS:

  • La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos infectados. Además de fiebre y fuertes dolores articulares, produce otros síntomas, tales como dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.
  • Los dolores articulares suelen ser debilitantes y su duración puede variar.
  • Algunos signos clínicos de esta enfermedad son iguales a los del dengue y el zika, con los que se puede confundir en zonas donde estos son frecuentes.
  • Como no tiene cura, el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas.
  • Un factor de riesgo importante es la proximidad de las viviendas a lugares de cría de los mosquitos.
  • La enfermedad se da sobre todo en África, Asia y el subcontinente indio. Sin embargo, en 2015 hubo un gran brote que ha afectado a varios países de la Región de las Américas.

Prevención y control

La prevención y control es la mejor forma de evitar el padecimiento de esta tipo de enfermedades, algunas medidas que puedes tomar son:

  • Evitar la proximidad a los lugares en donde existe proliferación de mosquitos.
  • Reducir el número de depósitos de aguas naturales y artificiales.
  • En caso de que exista el riesgo de ser picado por mosquitos, utilizar mosquiteros al dormir.
  • Realizar fumigaciones periódicas.
  • Evitar tener recipientes que contengan agua estancada, tanto dentro como fuera de la casa.
  • Renovar el agua de floreros y bebederos de animales día por medio.
  • Deshacer todos los objetos inservibles que estén al aire libre y en los que se pueda acumular agua (latas, botellas, neumáticos).
  • Colocar boca abajo los recipientes que no estén en uso (baldes, frascos, macetas).
  • Tapar los recipientes utilizados para almacenar agua (tanques, barriles, toneles).
  • Agujerear, romper, aplastar o colocar arena en aquellos recipientes que no puedan ser eliminados y cuya permanencia pueda constituir potenciales criaderos de mosquitos.
  • Limpiar las canaletas y desagües pluviales de la casa.
  • No atar botellas a árboles y canteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *